Skip to content

En este post os ofrecemos una guía para escoger vuestros juegos y los criterios para decidir. Si no estáis muy familiarizados con el tema juegos, es probable que al principio no tengáis ni idea de qué juego escoger o de cómo escogerlo. Si es así, os damos todas las claves .

1. ¿Cuántos vais a jugar?

Si normalmente es difícil conseguir reunirnos con nuestros amigos para echar una partida, pero queremos algo para matar el tiempo y  mitigar el aburrimiento, obviamente tendremos que elegir juegos individuales. A veces nos entusiasmamos con juegos fantásticos que requieren un alto número de jugadores y al final acabamos por no jugar jamás, así que, si queréis jugar en grupo, lo mejor es escoger algo que se adapte a un número de jugadores realista.

2. ¿Digital o analógico?

Aunque parezca mentira, ni lo analógico ha muerto, ni lo digital se le da bien a todo el mundo, ni una cosa excluye a la otra. Hay momentos para todo, así que si vais a jugar siempre más solos que la una, dadles una oportunidad a los videojuegos. Si la idea es pasar una tarde de risas con vuestros amigos, probad los juegos de mesa. No hay nada mejor que reunirse alrededor de un tablero, mirarse a los ojos y marcarse un buen farol. Es otro tipo de experiencia. Ni mejor, ni peor que la de estar todos conectados, cada uno con su mando. Vosotros decidís.

3. ¿Qué tipo de temática?

Hay algunas que enganchan muchísimo y otras que nos relajan y nos ayudan a abstraernos. A día de hoy podemos encontrar desde juegos de detectives que nos hacen sentirnos como en una novela de Agatha Christie, hasta cosas simples como el clásico Trivial. Pasando por juegos como Austerity, donde tendremos que reducir la deuda externa de nuestro país, Tavarua, en el que podremos surfear como si estuviéramos en Hawái o el famosísimo Fortnite.

 4. ¿Qué nos gusta o nos divierte más?

La razón principal por la que buscamos un juego es el entretenimiento. Sin embargo, podemos sentirnos frustrados al no conseguir nuestros objetivos o tener que lidiar con una mecánica de juego difícil. Si queremos divertirnos de verdad tenemos que buscar algo que se ajuste a nuestros gustos y a nuestras capacidades (o incluso, que nos ayude a entrenarlas).

5. ¿De qué nivel tiene que ser el juego?

Ya sé que a veces vemos algo que nos encanta y nos venimos arriba pero, si no hemos jugado nunca a ese tipo de juego, evitemos ir a por algo complicado. Como a todo, a jugar también se aprende, por tanto, si sois principiantes, no empecéis a construir la casa por el tejado porque entonces, en vez de divertiros, acabaréis experimentando esa frustración de la que hablábamos antes. Elegid el nivel adecuado y ya iréis progresando.

6. ¿Cuánto tiempo se necesita para jugar a gusto?

¿Tenemos tiempo para una partida de cinco horas? ¿Queremos pasar una tarde entera jugando? ¿O preferimos que las partidas sean cortas y en caso de querer más, repetimos o cambiamos de juego? ¿Cuánta paciencia, capacidad de concentración y/o tiempo libre tenemos? Es bueno plantearse este tipo de cosas, generalmente ligadas a la ocasión en la cual tenemos pensado jugar. A veces juegos rápidos y simples, de pocos minutos, nos ayudan a desconectar. Otras veces preferimos pasar todo un día construyendo un imperio. Pensad en el momento en que queréis jugar.

7. ¿Quiero algo con extensiones o diferentes versiones?

Si, por ejemplo, ya tenéis identificado un juego o un tipo de juego que os encanta, ésta es una pregunta clave para alargar y maximizar la diversión.

8. ¿Se puede jugar más de una vez?

¡Ah!, algo en lo que no habíamos pensado, ¿eh? Pues sí, hay juegos que son estupendísimos, pero a los que sólo se puede jugar una vez. Pensad en aquellos que son tipo escape room. La diversión es tal, que vale la pena. Aun así, es normal que muchos de vosotros digáis: no sé si quiero gastarme este dinero en algo a lo que sólo voy a poder jugar una vez. ¡Decisión vuestra, amigos!

9. ¿Es apto para la edad de los jugadores?

Sobre todo si vais a hacer un regalo, tenéis que plantearos muy bien la edad de los jugadores. A veces a los adultos se nos olvidan estas cosas pero, si pensamos en los niños, hay una gran diferencia entre 3 y 5 años. ¡Acordaos siempre, siempre, siempre, de mirar la edad!

10. ¿Entra dentro de mi presupuesto?

A no ser que seamos ricos, nos conviene comparar precios. A veces tenemos juegos muy similares de los cuales unos entran en nuestro presupuesto y otros no. Habrá quien aconseje comprar un juego más caro porque es estupendo, pero lo primero es saber si ese tipo de juego te gusta. Si descubres que sí, entonces no te importará gastarte un poco más en algo del mismo estilo, en extensiones, en versiones o en lo que haga falta.
Pues hasta aquí nuestros consejos. Esperamos que disfrutéis 🙂